Busca tu propia Historia Familiar

Lo primero que debes hacer si deseas buscar datos de tus familiares o de tu apellido es:

     1.- Recabar información sobre las primeras generaciones a la que tengas acceso, estas pueden ser: Usted, su padre, su madre, sus abuelos, sus hermanos. además podría incluir su esposo o esposa y sus hijos.

Imagen

     2.- Amplíe la información con todos los datos que usted posea, estos pueden ser los hijos de sus abuelos, sus primos, cuñados, entre otros.

     3.- Consíga por lo menos de cada persona la siguiente información:
a.    Nombres y Apellidos.
b.    Fechas y Lugares de Nacimiento, Matrimonio, Fallecimiento, otro.
c.    Ocupación.

     4.- Pregúnte a sus familiares lo que saben; búsque registros en su hogar; estos pueden ser partidas de nacimiento, fotos, cedulas, pasaportes, diarios, entre otros. Ubíquelos en una caja o en algún lugar donde estén bien cuidados; esto le ayudará a encontrar más información. Serán de mucha utilidad para encontrar datos interesantes y curiosos.

     5.- Luego que tiene toda la información ordenada, súba su árbol en Internet.

ImagenHay mucha variedad de páginas y programas de genealogía en Internet, muchos de ellos le ayudarán a guardar y encontrar mucha información de la que usted necesita con respecto a su familia.

Muchas de estas páginas le ayudarán a recordar eventos familiares como cumpleaños, aniversarios, entre otros recuerdos importantes, podrá encontrar otros árboles con parientes en común con su árbol, fotos, fechas, historias, entre otras cosas super interesantes.

Siempre pregunte: ¿Quién, Qué, Dónde, Cúando, Por qué, Cómo?

Comparta la información que tiene, podrá encontrar más si lo hace.

Siempre hay alguien que tiene la información que nosotros buscamos, sólo debemos iniciar…

…Iniciar con nuestro árbol Familiar.

#AmoLaGenealogía

El cuaderno de Alberto

Alberto desde muy pequeño veía a su papá trabajar en maquetas y estructuras de edificios y apartamentos, observando cada detalle y paso por paso como se hacían las cosas; siempre estaba dispuesto a ayudarle en lo que fuera. A veces Alberto dibujaba en su blog casas y otras figuras con sus lápices de colores y ubicaba donde estaría la cocina, el cuarto, baño, entre otros. Intentaba hacerlo lo más parecido a su papá.

Una vez su padre creó una plaza para una localidad cerca de su casa y Alberto imitaba todo lo que él hacia, diseñaba árboles de plastilina y con color marrón hacia bancos como de madera y se los mostraba a su padre muy emocionado.

Cada vez que hacía algo importante, o aprendía algo nuevo lo anotaba en un cuaderno. La noche que hizo la plaza de plastilina escribió:

___”Hoy 27 de Mayo de 1987 hice una plaza como las que hace mi papá, tiene un gran camino con un banco de madera a cada lado y árboles frutales detrás de ellos. Los hice con plastilina, quedaron muy bonitos y originales casi iguales a los de mi papá, él me felicitó, estoy muy feliz”___

Alberto fue creciendo y cada conocimiento lo iba agregando a su cuaderno de la misma manera, siempre aprendía de su padre todo lo que podía, además de todas las personas que podían enseñarle algo importante como su madre y profesores. Fue creciendo y los materiales de sus maquetas iban cambiando y cada vez eran más bonitas y mejor hechas.

___”Hoy 01 de Diciembre de 1994, mi papá me enseñó a hacer un edificio, me explicó que primero debía hacerlo en un papel, como un boceto. Él hizo también una maqueta del mismo edificio y habló con un amigo de él y no pasó mucho tiempo hasta que vi ese mismo edificio cerca de la casa. Es igualito a la maqueta que papá hizo, quisiera hacer algo así algún día”___

Pasaron varios años y Alberto logró hacer no solo edificios y casas, si no todo tipo de obras arquitectónicas casi inimaginables e increíbles, vio como poco a poco iba creciendo en conocimiento.

Siempre recordaba cosas cuando leía su cuaderno, como cuando aprendió a cambiar un sócate por otro; podía ver la emoción que tenia cuando anotaba todas las cosas que aprendía. Era grandioso. Su cuaderno llegó a ser un resumen de su vida y el lo veía como un gran curriculum con fechas exactas e información importante con sentimientos incluidos, algunas cosas que parecen algo tontas a simple vista pero que le cambiaron la vida.

Guardar los recuerdos

Imagen

En la vida pueden ocurrir increíbles e inimaginábles cosas, unas más grandiosas que otras, y algunas un poco trístes y crueles; pero todas ellas sirven para nuestra experiencia, para nuestro futuro. nos hacen crecer y son parte de vivir y madurar.

Hay historias de la vida que no olvidaremos jamás, otras tal vez no sean tan importantes y pasan desapercibidas y olvidamos; pasa el tiempo y queremos recordar pero aún así no lo conseguimos.

Es bueno escribirlas, conservarlas de alguna manera ya que ellas nos servirán en el momento menos esperado, o el más necesitado como para recordar bendiciones, personas, conocimientos o ver nuestro crecimiento.

De la forma que sea es bueno guardar las historias, ya sea en un diario, en un libro de recuerdos, una canción, un cuento, poema, una pintura o hasta en una foto.

Busquemos esas historias y escribamos nuestros sentimientos con respecto a ellas, o la experiencia que pudimos aprender. Mantengamos nuestra información al alcance de nuestra vida.

A %d blogueros les gusta esto: