Archivo de la etiqueta: Hacienda Palo Seco

Hacienda Palo Seco

La hacienda Palo Seco de propiedad de Dionisio Derteano, estaba valorada en más de un millón de Libras Esterlinas, en muchos de los casos conseguidos mediante hipotecas de las famosas casas financieras de Dreyfus y Graham Rowe. El corresponsal del Mercurio de Santiago decía de la Hacienda El Puente que, antes de estos hechos, era “un verdadero palacio o más bien una serie de palacios ducales pués estaba dividido en siete cuerpos”. Agregaba que no faltaba allí “ni lujosas bibliotecas, ni amenos y pintorescos jardines, ni caballos y hasta perros de raza, encontrándose entre los primeros un potro que costó en Inglaterra 1,500 libras esterlinas”.

 
Se encontró también también un párrafo referente a Palo Seco en el diario de un cirujano del ejército chileno publicado en el diario El Ferrocarril de Santiago que la confunde con El Puente:

“La Hacienda de Palo Seco es muy extensa y rica. Posee grandes potreros de caña de azúcar, alfalfales, arroz, etc. Y una gran cantidad de animales vacunos y cabalgares, algunos de ellos de pura sangre. Los cuerpos de edificios son magníficos y el del frente, de más de una cuadra de extensión y de cinco pisos, está ocupada por la maquinaria de elaboración de azúcar, que es una de las mejores de Sudamérica, toda de rico acero y cobre; elabora quinientos quintales diarios de azúcar y su valor se calcula en 3 000,000 de pesos. El edificio de las máquinas posee cuatro torreones de defensa y una torre central con un reloj de cuatro esferas. Encima del reloj existía la siguiente inscripción: “Hacienda El Puente propiedad del señor don Dionisio Derteano”.

Se colocó la primera piedra de esta obra el 5 de agosto de 1874 y se inauguró el 9 de febrero de 1876. Hizo los planos y dirigió sus ejecución el señor don James P. Cahill, ingeniero y arquitecto y su superintendencia estuvo a cargo del señor don Enrique Pincel”. Las casas son cómodas, lujosas y, como todos los otros edificios, de arquitectura moderna. El cuerpo de edificios, de arquitectura de la derecha está ocupado por las máquinas de destilación, una cárcel para los chinos, las bodegas y el gasómetro. Más adelante el mismo cirujano mencionó en su correspondencia las “cinco máquinas” (locomotoras) de la hacienda y los “trenes especiales para su servicio”.

 

Imagen

 

Lynch impuso a las haciendas de El Puente y Palo seco, una contribución de 100.000 pesos, dirigiendo al señor Dionisio Derteano, el siguiente telegrama: “Con arreglo a las instrucciones que he recibido de mi gobierno, impongo a su ingenio de Palo seco, una contribución de guerra de cien mil pesos en plata o especies que valgan esa suma. Si no concreta Ud. inmediatamente, dando las órdenes correspondientes a su empleado, para que satisfaga la indicada contribución, tendré el dolor de arrasar completamente su ingenio de Palo seco. Puede Ud. indicar los medios de pagar la mencionada contribución de guerra.- firmado: Jefe de la División del ejército Chileno en Chimbote.” Se da un plazo al administrador de ellas tres días de plazo para procurarse el dinero. 

Nada detuvo a Lynch en su obra de exterminio y desolación. Apenas se convenció de que el cupo no sería pagado, dio la orden de incendio, destrucción y saqueo.
Las hordas salvajes, volaron con dinamita las maquinarias, incendiaron los cañaverales y los elegantes edificios; talaron los árboles frutales y recogieron inmenso botín de objetos y muebles de gran valor; era un espantoso espectáculo presenciar tantas riquezas acumuladas por el trabajo y la industria, convertidas en un montón de escabrosos restos. A estas nefastas acciones de destrucción se sumarian 200 chinos coolíes que habían sido encontrados en un galpón de la casa hacienda, dados libertad por los chilenos, estos se dedicaron al saqueo y a atizar el incendio, destruyendo la cárcel de la hacienda y todo lo que encontraban a su paso como tratando de vengarse de las ofensas y las condiciones de esclavitud y castigos a las que fueron sometidos por el personal de la hacienda.

El parte del Ingeniero al servicio de Chile, Don Federico Stuven, aquel que dirigió el horror, describir patéticamente dicho infeliz acto:

“El día 13 llegó la orden de US. A Palo Seco, y encargué el trabajo de volar con dinamita toda la maquinaria, al capitán Marcos Larham, quien lo hizo con toda eficacia”. Las pérdidas se calcularon por Stuven en más de dos millones quinientos mil soles de plata. El Perú perdió una de las fuentes de su riqueza agrícola, y un ciudadano suyo quedó arruinado.

Al año siguiente, Don Dionisio Derteano ofrecería su sangre y la de sus hijos a su patria, batiéndose como Comandante General de la Primera División de Reservas en la Batalla de Miraflores, luchando contra el invasor chileno. Salvaje por donde se le vea.

 

Imagen

 

Dionisio Derteano Echenique

Nació el 9 de Feb de 1826 en Perú y Falleció el 6 de Sep de 1888.

ImagenFué hijo de Domingo Derteano Assua y Manuela Vicenta Echenique de los Reyes y Buitron.

Esposo de: (1) Juana Arias de Saavedra, (2) Enriqueta Andrade Garcia, y (3) Natividad Moreira Vargas Machuca.

Padre de:
  1. Cesar Máximo Derteano Andrade
  2. José Manuel Domingo Derteano Andrade
  3. Felipe Neptali Derteano Andrade
  4. Natividad Moreira Vargas Machuca
  5. María Dionisia Elena Derteano Moreira
  6. Torcuato Dionicio Derteano Arias de Saavedra
  7. Manuela Elvira Derteano Arias de Saavedra
  8. Arturo Derteano Arias de Saavedra

Imagen

Dionisio Derteano aparece vinculado a españoles en las reclamaciones y en otros negocios. Era, junto a Valdeavellano, gran propietario de Chimbote (Departamento de Ancash) y estuvo en la Negociación Mejillones junto a Graña.

Fue senador por Ancash entre 1860 y 1864.
Durante la guerra con Chile participó en la defensa de Lima y fue enviado como prisionero a Chile. Al ser el más importante terrateniente de Chimbote (haciendas Palo Seco, El Puente y La Rinconada, entre otras), fue muy perjudicado por la llegada a la región de las tropas chilenas conducidas por Patricio Lynch.
Después de la guerra apoyaría a Andrés Avelino Cáceres frente a Nicolás de Piérola. En 1884 figuraba entre los fundadores del Partido Liberal y Constitucional, junto a José María Quimper, Carlos Lisson y Luis Felipe Villarán.

Imagen

Cuando falleció a los 62 años se le hizo una Medalla funeraria del año 1888, en plata, 2.9 cm de diametro, por ser importante empresario y hacendado al tener una destacada participacion en la Guerra del Pacifico, dueño de la hacienda Palo Seco (ahora pueblo de Tambo Real Viejo) situada en Chimbote.

ImagenImagen